Como afrontar casos de pérdida de calidad de vida

derelitas calidad de vida

Cuando se habla de calidad de vida lo primero que pensamos es en las comodidades que un buen empleo e ingresos estables pueden aportar para mejorar el disfrute de la vida y el progresar brindando opciones que garanticen tranquilidad y satisfacción, pero hay momentos en lo que esto puede cambiar.

Y es que la calidad de vida no solo se refiere a esas circunstancias idílicas en las que todo es tranquilidad y felicidad, abarca también esas situaciones grises en las que se goza de ciertas comodidades entre las dificultades.

Si bien la condición individual puede determinar la calidad de vida de cada persona, hay situaciones en las que un accidente o la intervención de terceros pueda ser la causa del cambio a peor de un estilo de vida tranquilo y cómodo.

Y es en estos casos en los que necesitara la asesoría de un abogado experto, ¿Por qué? Porque el presentar o defender acusaciones de pérdida de calidad de vida no es algo sencillo ni tan extraño como para no estar preparado.

¿Cómo se prueba?

Para demostrar que hubo alguien implicado en la perdida de la calidad de vida de una persona, múltiples peritos pueden llevar a cabo investigaciones con el fin de probar el conocimiento o la complicidad en el riesgo que pueda afectar a una persona.

Esto incluye accidentes laborales, contratiempos al manejar equipos e incluso problemas producto de malfuncionamiento de herramientas que ameritan mantenimiento continuo. Si bien los parámetros que estos peritos aplican van más allá de estos factores, son tan complejos que incluso se han organizado debates con expertos con el fin de determinar las bases para examinar un caso de este tipo.

La importancia de la atención de este campo radica en que muchos se basan en “pruebas reales” que terminan siendo parte de una farsa que puede perjudicar al demandado sin ser aceptada la presentación de estas. Pero cuando si se trata de algo valido, la demostración de las pruebas presentadas que respalden el argumento del demandante será la diferencia para que el caso proceda o se estanque.

Siempre debe contarse con una base real y adecuada, contando con informes periciales, exposición completa y detallada del caso, y demostraciones evidentes del cambio en la calidad de vida.

Las indemnizaciones al respecto, en caso de proceder y aceptarse la demanda, tendrán como fin el brindar una ayuda suficiente a nivel económico al afectado en compensación por el perjuicio acaecido, todo con el fin de proveerle una opción frente a la perdida de una habilidad o miembro sin el cual le sería imposible realizar cualquier labor o simplemente adquirir un empleo.