¿Soy víctima de abuso laboral?

acoso laboral

Si lográramos establecer un punto en común entre todos los ambientes de trabajo existentes, los conflictos internos o contratiempos siempre estarían presentes. Y si bien estos problemas no son algo serio de lo que preocuparse, existen situaciones que muchos consideran normal en su día de trabajo pero, que en realidad, son una forma de abuso laboral y no deben ser toleradas.

No nos referimos a que expreses tu negativa simplemente, hablamos de situaciones que pueden ser tratadas en tribunales y generar denuncias en el Ministerio del Trabajo.

¿A qué situaciones nos referimos? A las siguientes:

Incumplimiento de pagos

El derecho a recibir su salario es inviolable salvo situaciones en las que sea de común acuerdo la espera en la realización de dicho pago. Sin embargo, lo mejor es que éste se realice pronto y eviten estas situaciones de dilación. Luego de reiterados incumplimientos de pago se puede finalizar la relación laboral con causa justa y solicitar el pago de los salarios pendientes y los demás pagos estipulados en el contrato laboral.

Acoso y violación de la intimidad

No nos referimos al acoso sexual, sino a todas las formas en las que se vulnere los derechos de los trabajadores a la privacidad, lo que incluye finalizar en horas de trabajo las comunicaciones laborales.

La recepción de mensajes fuera del horario de forma constante relacionados con estas actividades, la exclusión de los grupos corporativos de comunicación e imposición de autoridad para eliminar derechos del empleado en su espacio laboral; también se considera acoso laboral o violaciones a sus derechos como trabajador.

Cambios repentinos de funciones

Si bien un buen trabajador debe estar listo para brindar ayuda donde haga falta, esto no incluye cambiar a asignaciones completamente opuestas a lo establecido en el contrato laboral. Solo se puede permitir estas situaciones baja mutuo acuerdo, previa notificación y al garantizar los derechos del empleado previo al cambio de asignación.

Abuso en la carga de horas extras

Cumplir unas horas extras eventuales para apoyar a la empresa no está mal, el problema es que dichas horas extras ya parezcan ser parte del horario laboral. Para determinar si eres víctima de esta forma de acoso, puedes apelar a la normativa laboral y comparar cuantas horas extras realizas normalmente contra las que establece la ley que puedes cumplir como máximo.

Renuncia inducida

Obligar a un trabajador a renunciar de forma arbitraria, también es un caso explícito de abuso laboral. Las medidas que se tomen para tratar de llevar al empleado a este límite, como: carga excesiva de trabajo, cambios de horario repentinos y atacar su profesionalismo de forma que se vea desmotivado, pueden y serán tratadas con severidad al realizar la respectiva denuncia ante el Ministerio del Trabajo.

Así como estos, existen muchos otros tipos de conflictos que pueden ser una forma de abuso, por ello está atento, no los tomes como la única opción y analiza tus circunstancias. Así podrás determinar y eliminar cualquier forma de abuso de tu vida laboral y disfrutar de esta en tranquilidad.