Acuerdos prenupciales, una tendencia en crecimiento

La idea de proteger el hogar y a sus integrantes ha estado en la cabeza de todos desde los inicios de la historia. Sin embargo, recientemente una tendencia que solo se veía ocasionalmente parece ser un tema obligatorio a considerar: los acuerdos prenupciales.

Y no, no estamos hablando de una herramienta de escape y disolución de matrimonios, como muchos prefieren verlos. Nos referimos a ese plan prestablecido que permite cuidar a los miembros de la familia bajo diferentes situaciones de separación.

Podemos afirmar esto pues los acuerdos prenupciales incluyen detalles de herencia y protección tanto a hijos como a nietos, situación que en el siglo pasado era muy diferente y dejaba a estos últimos a la deriva, así como también a muchos excónyuges.

¿En qué me benefician?

En lugar de arriesgarse a un juicio o situaciones incómodas y posibles acuerdos de división de bienes que sean injustos, un acuerdo prenupcial establece claramente los derechos de cada cónyuge e integrante del hogar previo a la formación de este vínculo y con la aprobación de ambos.

En caso de que alguno de los cónyuges tenga más bienes, responsabilidades o deudas que el otro, en lugar de distribuir indiscriminadamente un acuerdo permite que cada uno tome la responsabilidad de sus deudas y solo se reciban las compensaciones justas en caso de finalizar el matrimonio, incluso las cuotas de manutención y protección a personas mayores

Si bien el establecer este tipo de contratos suele generar desconfianza en algunos y obligaciones en lo que negocios y herencias se refiere, el contar con ellos es lo más sabio pues quienes dejan al azar esta opción suelen pasar por muchos dolores de cabeza.

Puedes consultar a un profesional si tienes dudas al respecto, verás que nunca está de más considerar otras opciones en caso de que el resultado luego de unos años no sea el esperado.

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.