La brecha salarial tardará 70 años en igualarse

brecha salarial

Desafortunadamente, la desigualdad laboral existente entre hombres y mujeres es un hecho que ocurre en buena parte de países del mundo. A pesar de los esfuerzos que han habido en los últimos tiempos, aún se está lejos en la consecución del objetivo igualitario para ambos géneros.

Según la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas, la brecha salarial global se encuentra en el 23% y hasta el año 2087 no será cuando las mujeres y hombres reciban un sueldo igual por el desempeño del mismo trabajo.

El mercado de nuestro país aún es poco diverso. Según la Encuesta Anual de Diversidad de Género en el Trabajo de HAYS España y basado en una muestra de 4.000 personas, demuestra que el 82% de los puestos de dirección están ocupados por el sector masculino y que el 68% de los encuestados afirmó que su superior era un hombre. El 47% de las mujeres han confirmado que no se sienten remuneradas de forma igualitaria respecto a los hombres.

Razones por las que los varones ocupan más puestos de responsabilidad

¿Cuál es una de las razones? La escasa presencia de mujeres en estos puestos de trabajo, puede deberse en parte a que la maternidad ralentiza el progreso de la carrera. Un aspecto que no debería ser así. Las estadísticas del Departamento de Trabajo de EEUU, indican que la brecha salarial es inferior al 5% entre los trabajadores de 22 a 24 años que trabajan a tiempo completo durante el año 2016. A partir de los 30 años, la brecha comienza a extenderse, ya que el mismo período en edades de 35 a 44 años, suponía una diferencia salarial del 16%.

No se trata de un asunto de ambición, puesto que todos lo pueden llegar a ser. Sin embargo, debido a este tipo de situaciones, la de las mujeres está mucho más mermada. Otro motivo que aumenta las diferencias es que las mujeres se dedican a trabajar a tiempo parcial o en sectores como el cuidado o el ocio, peor remunerados que otros.

Sin embargo, poco a poco se han tomado diversas medidas en el sector laboral ante esta situación. La concienciación y las políticas que fomentan la transparencia a la hora de pagar, empujan a las empresas a actuar con una celeridad destacable. En Reino Unido, la brecha se redujo del 20% en 2011 al 18% en el año 2016. Además, las compañías con más de 250 empleados deberán informar públicamente la diferencia salarial por hora entre hombres y mujeres a partir el próximo mes de abril. Este tipo de informes también se están aplicando en otros países como Bélgica o Austria.

Toda medida es poca para evitar este tipo de injusticias. Debemos avanzar para aplicar medidas que fomenten la igualdad salarial y que hagan frente a la discriminación.